Matallana es la expresión de  un mosaico interesante de minifundios que nos ofrece los elementos para mostrar el auténtico carácter de Ribera del Duero, un vino culto.

Este vino es el fruto de once parcelas de cinco pueblos y de una gran diversidad de suelos completamente diferentes. La variedad Tinto fino es el denominador común, con pequeños porcentajes de Navarro, Valenciano y Albillo mayor. Un vino de alta expresión que cuenta con altísimas puntuaciones de los mejores críticos del momento.