Yves Confuron es un vigneron con mayúsculas. No hay más que ver sus manos o su cuello para darse cuenta del personaje que tenemos enfrente. Posee buenas parcelas y las trabaja con verdadera pasión. Utiliza raspón en sus elaboraciones, y sus vinos están preparados para aguantar muchos años. Sus villages son riquísimos y “Les Suchots” es su cuvée fetiche.